Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Un Camino a Santiago por la causa de los Derechos Humanos

Imágenes cortesía de ISHRights

Cuando un peregrino se calza las botas, coge su mochila y se dispone a caminar libremente por montes y campos en busca de un destino, disfrutando de la hospitalidad de la gente y conociendo a otros caminantes de distintos orígenes, creencias y clases sociales, demuestra que la Declaración de los Derechos Humanos no es una utopía irrealizable.

Esta es la profunda convicción que mueve a dos relevantes mujeres estadounidenses de origen venezolano, Devorah Sasha y Elizabeth Sánchez-Vegas, socias y fundadoras de ISHRights, una institución dedicada a promover la educación en los derechos humanos reconocidos en la Declaración de 1948.

Recorrer juntas el Camino Primitivo a Santiago les hizo darse cuenta de su potencial educativo y vivencial. Así nació la iniciativa Ruta de los Derechos Humanos, con el apoyo de la web WhereIsIsAsturias, que señaliza el camino de Oviedo a Compostela con los 30 artículos de la Declaración Universal. Nos explican su proyecto en esta entrevista.

  • ¿Cómo nace y cuándo y con qué propósito el ISHR? ¿Es que los derechos humanos necesitan promoción en el siglo XXI?
Elizabeth Sanchez-Vegas

International Solidarity for Human Rights (ISHR) fue fundada en 2008, y nace de la visión de sus fundadores que reconocieron la necesidad urgente de educar y concienciar sobre los derechos humanos a nivel mundial. Este impulso se enraíza en un momento histórico: el 10 de diciembre de 1948, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó y proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En respuesta a las tragedias de la Segunda Guerra Mundial, esta Declaración fue aprobada por unanimidad, con la solicitud de que se distribuyera, expusiera, leyera y comentara en escuelas y otros centros educativos en todo el mundo.

Lamentablemente, este mandato no se ha cumplido adecuadamente. Hoy en día, apenas el 5% de la población mundial conoce realmente la Declaración y, de ese porcentaje, solo el 1% (aproximadamente 4 millones de personas) la ha leído. Esto subraya un problema crítico y la urgente necesidad de promover no solo la Declaración, sino también de profundizar en la educación sobre los derechos humanos.

ISHR se dedica a desarrollar programas artísticos y educativos con el fin de hacer los derechos humanos accesibles y comprensibles para personas de todas las edades y orígenes. La misión de la organización es fomentar una cultura de respeto y promoción de los derechos humanos a nivel global, involucrando a comunidades en actividades que resalten su importancia en la vida diaria.

Los derechos humanos, más que las violaciones a estos son principios que conducen a una sociedad armoniosa basada en el respeto mutuo; son valores esenciales que forman la base de cada uno de estos derechos. En ISHR, estamos convencidos que no hay distinciones que hacer: somos seres humanos y debemos respetarnos unos a otros.

En pleno siglo XXI, la promoción de los derechos humanos es más crucial que nunca debido a la persistencia de desigualdades globales y las nuevas amenazas que surgen de la tecnología y la globalización. Estos desafíos modernos requieren una atención continua para garantizar que nadie sea dejado atrás y que las libertades fundamentales se mantengan en un mundo en rápida evolución.

  • Devorah, eres una persona muy conocida en el mundo de la canción lírica latina, ¿cómo acabas siendo una abanderada de la defensa de los Derechos Humanos?
Devorah y Elizabeth en el Camino Primitivo

Durante años, mi vida giró exclusivamente alrededor de la música y la lírica latina, sin que prestara mayor atención a los derechos humanos. Sin embargo, al enfrentarme a la opresión y la pérdida de libertades básicas en mi país de origen, comencé a cuestionar profundamente mi entorno y circunstancias. Esta crisis personal me impulsó a emigrar a Estados Unidos, en busca de seguridad y nuevas oportunidades.

Fue en este período de transición cuando me encontré con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Me sorprendió descubrir que, siendo una artista consciente y educada, nunca había explorado estos derechos fundamentales, ni siquiera sabía de la existencia de tal declaración.
Este hallazgo fue una auténtica llamada de atención. Sentí una mezcla de indignación y responsabilidad; me preguntaba cómo había sido posible que algo tan fundamental me hubiera pasado desapercibido.

Desde ese momento, me comprometí no solo a educarme sobre nuestros derechos humanos, sino también a difundir esta información crucial. Aunque sigo siendo una artista de corazón y continúo mi carrera musical, ahora llevo a cabo una misión paralela y profundamente significativa: empoderar a las nuevas generaciones para que sean conscientes de sus derechos y sepan cómo defenderlos.

  • Elizabeth, procedes del mundo de la comunicación, pero actualmente te dedicas a la promoción de los derechos humanos y, diríamos, sobre todo, a la pedagogía de los derechos humanos. ¿Qué fue lo que te llevó por este camino?

Mi camino hacia la educación sobre derechos humanos no estaba inicialmente en mis planes; todo cambió el día que descubrí la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Al leerla, me enamoré profundamente de sus principios y promesas, y ese momento se convirtió en un verdadero punto de inflexión para mí. Comprendí el valor inmenso de sus ideales y, poco a poco, la vida me fue guiando hacia el área pedagógica.

Como comunicadora, siento una obligación aún mayor de promover estos derechos de manera positiva. Hablar sobre la belleza de este documento se ha convertido en una misión personal. La Declaración encapsula los ideales de dignidad, libertad, igualdad y justicia para todos los seres humanos. Proclama la esperanza de un mundo donde todos puedan vivir libres de miedo y miseria, disfrutando de sus derechos fundamentales.

Este descubrimiento no solo redirigió mi carrera, sino que también redefinió mi propósito. Ahora dedico mis esfuerzos a enseñar y difundir estos derechos fundamentales, convencida de que su conocimiento y comprensión son esenciales para construir un mundo más justo y humano.

  • ¿Qué es lo que ha unido a Devorah y Elizabeth en esta lucha?
Route to Human Rights
Iniciativas educativas para promover los derechos humanos en el Camino Primitivo

Nos une la pasión y el arte. La pasión es ese fuego interno que no solo alimenta nuestra creatividad, sino que también fortalece nuestro compromiso con los derechos humanos, trascendiendo nuestras expresiones individuales. El arte, por su parte, se convierte en un puente etéreo y poético, una vía sublime para conectar emociones y pensamientos, alcanzando corazones y mentes con una fuerza que transforma y conmueve.

Nuestra habilidad para capturar y sostener la atención del público es el resultado de años de práctica y un agudo entendimiento de cómo comunicar efectivamente. Esta habilidad, combinada con nuestro fervor por la justicia y la igualdad, nos permite inspirar y educar, promoviendo cambios significativos.

  • ¿Por qué habéis elegido como figura inspiradora a Eleanor Roosevelt?

Eleanor Roosevelt es una inspiración para nosotras por su inquebrantable compromiso con los derechos humanos, su capacidad para superar adversidades personales y su dedicación a la justicia social. Su vida es un testimonio de resiliencia, empatía y liderazgo. Como primera dama de los Estados Unidos, no solo se destacó por su papel público, sino también por su incansable defensa de los derechos de las mujeres, los trabajadores migrantes y la comunidad afroamericana. Harry Truman la llamó “la primera dama del Mundo” por su impacto global.

Eleanor fue una mujer de múltiples facetas, pero había una característica que brillaba por encima de todas: su inquebrantable espíritu de lucha contra la desigualdad y su incansable dedicación a la causa de los derechos humanos. Como ella misma dijo: “No basta con hablar de paz, hay que creer en ella. Y no basta con creer, hay que trabajar para conseguirla”.

Eleanor Roosevelt sosteniendo un ejemplar de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en español. Dominio público, 1 de noviembre de 1949

Desempeñó un papel crucial en la redacción y aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, navegando debates filosóficos y políticos entre los bloques de EE.UU. y la Unión Soviética y utilizando su influencia para construir consensos. Además, escribió la columna de periódico “My Day” durante casi 27 años, utilizando esta plataforma para abogar por causas sociales y políticas.

Nunca aceptó el rol decorativo reservado a las primeras damas de su tiempo, convirtiéndose en una activista destacada en derechos civiles y justicia social. Su legado nos recuerda la importancia de la acción y la dedicación en la promoción de la paz y la justicia, y sigue siendo una figura emblemática para todos aquellos que luchan por un mundo más justo y equitativo.

  • ¿Por qué habéis elegido este concepto, el de Camino, para promover los derechos humanos?

Elegimos el Camino de Santiago, y específicamente el Camino Primitivo, por su simbolismo histórico y su relevancia como un espacio donde los derechos humanos se practican de manera natural y espontánea. El Camino Primitivo es el primer y más antiguo recorrido de esta peregrinación, de la misma manera que la Declaración Universal de los Derechos Humanos es el primer documento integral que establece los derechos universales.

En el Camino, los peregrinos ejercen muchos derechos fundamentales sin darse cuenta. Disfrutan del libre tránsito, el derecho a la cultura, la libertad de expresión, la libertad de religión, el derecho a la atención médica, el derecho a la alimentación y el derecho a un alojamiento digno. Esta experiencia refleja cómo los derechos humanos se integran en nuestras vidas de forma orgánica y tangible.

La elección del Camino de Santiago nos permite ilustrar de manera concreta y accesible cómo los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se viven diariamente. En el Camino, todos somos iguales, sin importar nuestra procedencia, raza, género o religión, y se manifiestan valores de igualdad y solidaridad que son el corazón de los derechos humanos.

  • ¿Cuál es el derecho humano que creéis que necesita mayor promoción y defensa en un mundo como el nuestro?

Ningún derecho humano es más importante que otro; todos tienen igual jerarquía, son indivisibles y ninguno prevalece sobre los demás. Los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos son fundamentales. La violación de uno de estos artículos implica la violación de otros, así que cada derecho humano es un eslabón en la cadena de la dignidad y la justicia. Si uno de estos eslabones se rompe o se ignora, la cadena se debilita y la protección de los derechos humanos queda comprometida. Cada derecho humano actúa como un pilar que sostiene la estructura de una sociedad justa y equitativa.

  • Sois unas grandes enamoradas del Camino de Santiago, concretamente del Primitivo. ¿Por qué habéis elegido el Camino Primitivo y qué os inspira cuando lo recorréis?
Route to Human Rights
La hospitalidad a lo largo del Camino Primitivo es una de sus características más hermosas.

El Camino Primitivo nos cautivó desde el primer momento. Su autenticidad y profunda conexión con la historia y la espiritualidad nos atraparon de inmediato. A diferencia de otros caminos más concurridos, el Primitivo es menos transitado y ofrece una experiencia mucho más íntima y personal. Al recorrerlo, nos sentimos en comunión con aquellos peregrinos de antaño que, hace siglos, buscaban también un sentido más profundo en su travesía.

Este camino nos conduce a través de paisajes deslumbrantes: bosques frondosos, montañas majestuosas y pueblos pequeños llenos de encanto. Cada paso refuerza nuestra conexión con la naturaleza y nos motiva a reflexionar sobre la relevancia de los derechos humanos, enraizados tanto en la historia como en la geografía. Al avanzar, es como si el camino mismo nos hablara, instándonos a recordar la urgente necesidad de defender la dignidad y la igualdad de todas las personas.

No podemos dejar de agradecer la calidez y hospitalidad de todos aquellos que hemos encontrado a lo largo del camino. Peregrinos, lugareños, empresarios, maestros, religiosos, estudiantes, niños, ancianos, representantes de diversos gobiernos: todos nos han acogido con los brazos abiertos. La rica diversidad de estas interacciones enriquece profundamente nuestra experiencia, ofreciéndonos un mosaico de historias y culturas. Esta generosa hospitalidad nos inspira a seguir adelante, fomentando un espíritu de solidaridad y comprensión mutua que trasciende orígenes y creencias.

El Camino Primitivo, más que una ruta, es un viaje hacia el entendimiento y la apreciación de lo que nos une como seres humanos.

  • ¿Es posible trasladar esta experiencia con el Camino Primitivo a otros caminos del mundo?

Sí, es completamente posible trasladar la experiencia de la Ruta de los Derechos Humanos del Camino Primitivo a otros caminos del mundo. Esta ruta no solo es una travesía física, sino también una profunda jornada de reflexión sobre los valores universales de la dignidad, la justicia y la igualdad humana, principios que no están confinados a una ubicación geográfica específica.

Al extender esta experiencia a otros caminos, se puede fomentar un diálogo global sobre los derechos humanos, utilizando la riqueza de diferentes paisajes, culturas e historias para enriquecer y profundizar el entendimiento y compromiso con estos derechos.

Además, la integración de esta temática en diversos caminos puede servir como un potente recordatorio de que los derechos humanos son universales y pertinentes en todos los contextos, promoviendo una conciencia y respeto más amplios a nivel mundial.

Route to Human Rights

Entrada también disponible en: English Italiano

Deje un comentario